¿Qué hace diferente a cada valle?



Una pregunta que muchos se deben hacer ¿Qué diferencia hay entre Chardonnay de Casablanca con uno de Malleco? ¿Por qué los tintos del Maipo tienen aromas diferentes a los de Colchagua y Cachapoal? ¿Por qué es distinto beber vinos de la costa que de la cordillera?


Grandes preguntas y respuestas que podrían llegar a ser más complejas que los conocimientos que tenemos hoy en día en el mundo del vino. Es que hay mucho por descubrir aún y la ciencia del vino cada día tiene más conocimientos, como cosas que aún no tienen explicación. Pero no nos desesperemos! A pesar de que hay mucho por descubrir, el vino se hace mucho antes de Cristo así que algo tenemos que haber aprendido de esta misteriosa bebida en estos milenios.


Quizás muchos de ustedes han escuchado sobre la palabra terroir o terruño. Una palabra que explica las diferencias de lo que estamos hablando. ?Y que es? El terroir son las diferentes dimensiones asociadas a la producción del vino: el suelo, el clima, la planta y la mano del hombre. Engloba todo lo que tiene influencia sobre ese maravilloso jugo fermentado y explica su forma de ser, sus sabores y aromas.



Por todas las características que están interrelacionadas, los vinos provenientes de dos parcelas contiguas pueden ser muy diferentes e incluso puede haber distintos suelos entre ellas. Con eso imagínense las diferencias que habrán en regiones diferentes.


Cada característica de una zona hace a los vinos, por lo tanto los vinos que están cerca del mar se comportan de una manera muy distinta a los de la cordillera y también tienen potencial para cultivar variedades distintas que se dan en un lugar y en el otro no. Por ejemplo, el alto Maipo se dan excelentes Cabernet Sauvignon pero en la parte más costera de Casablanca sería difícil encontrar esta variedad ya que no llega a madurar, pero si encontramos increíbles Chardonnay y Sauvignon Blanc.


Si comparamos con una misma cepa, por ejemplo Chardonnay de Malleco con Chardonnay de Casablanca, esta variedad tiene una expresión muy distinta ya que a pesar de que los dos valles dan vinos de alta acidez, es en Malleco donde esta se acentúa aún más, como también la presencia de notas de carácter cítrico como piña verde y lima. Si llevamos esta cepa a un valle como Curicó en su parte central, aquí la variedad se expresa de una forma más golosa, con aromas más maduros y dulces, y tendremos menos de esa acidez deliciosa de los otros dos valles.